top of page

Contratos laborales en México 2024: la explicación Simmple

El campo laboral en México ofrece diversas opciones de contratación que se adaptan a las necesidades de los empleadores y trabajadores. Conocer los diferentes tipos de contratos laborales es esencial para comprender tus derechos y obligaciones como empleado o empleador en el país.



Acá te contamos los tipos más comunes de contratos laborales.


Para empezar: ¿qué es un contrato de trabajo?


Es un documento legal que establece los términos y condiciones bajo los cuales se llevará a cabo el empleo.


Este contrato establece derechos y obligaciones para ambas partes, como:

  • Duración del contrato

  • Jornada laboral

  • Salario

  • Beneficios y prestaciones

  • Días de descanso

  • Vacaciones

  • Condiciones de terminación del contrato, etc.

Su objetivo es regular y proteger los derechos del trabajador, así como establecer las responsabilidades y obligaciones del empleador, promoviendo así una relación laboral justa y equitativa.


Tipos de contratos laborales



1. Contrato por tiempo indeterminado


Es el más común y se caracteriza por no tener una fecha de finalización específica. El empleado trabaja de manera continua, hasta que una de las partes decida terminar la relación laboral, respetando los preavisos y condiciones legales. Para que sea considerada una relación laboral por tiempo indeterminado esta debe exceder los 180 días.



Este tipo de contrato brinda mayor estabilidad laboral al empleado, ya que no está sujeto a un periodo de prueba ni a una fecha de finalización predeterminada, lo que le permite mantener su empleo mientras cumpla con sus obligaciones y el empleador no tenga razones legales para dar por terminado el contrato.


2. Contrato por tiempo determinado


Se establece una fecha de inicio y una fecha de finalización específicas. Es utilizado para empleados temporales, periodos de prueba o para proyectos con duración definida. Al término del contrato, el empleador no está obligado a proporcionar indemnización.


Existen 3 situaciones en las que se puede utilizar esta clase de contrato:


  1. Cuando lo exija la naturaleza del empleo que debe realizar el trabajador. Por ejemplo: cuando se contrata a un colaborador por el tiempo que dure la temporada navideña.

  2. En aquellos casos en los que el empleado debe sustituir temporalmente a otro trabajador. Un ejemplo claro sería cuando se contrata a un colaborador para reemplazar a otro que cumple un periodo de incapacidad laboral. Cuando la licencia por incapacidad llega a su fin, el contrato por tiempo determinado también termina.

  3. Otro de los casos previstos en la ley es cuando se trata de actividades que, por sus características, solo pueden desarrollarse por un tiempo específico. Por ejemplo, los trabajos en explotación de minas.

3. Contrato de capacitación inicial



Se utiliza con la finalidad de proporcionar formación y capacitación inicial al empleado. Puede recibir una remuneración reducida en comparación con su salario regular (aunque esto depende de cada empleo) y existe la expectativa de que una vez completada la capacitación, se extienda un contrato determinado o indeterminado.


El objetivo del contrato de capacitación inicial es asegurar que el colaborador adquiera las habilidades necesarias y que el empleador reciba un retorno de inversión por la capacitación proporcionada. Este contrato tiene una duración máxima de 3 meses y no genera antigüedad.


4. Contrato de temporada


Esta clase de contrato sirve a aquellas relaciones laborales que se desarrollan por tiempo determinado para realizar tareas discontinuas, como:


  • Actividades de temporada, por ejemplo día de muertos, navidad, etc.

  • Cuando los servicios requeridos están destinados a labores fijas y periódicas, pero de carácter discontinuo.

  • Para tareas que no exijan la prestación de servicios toda la semana, el mes o el año.

La duración de este contrato se limita a la temporada y no requiere indemnización al finalizar.


Este tipo de contrato da flexibilidad tanto a los empleadores, que pueden adaptar su fuerza laboral a las necesidades cambiantes, como a los empleados, que pueden buscar empleo temporal.


5. Contrato por prácticas profesionales


El contrato para la práctica profesional está dirigido a trabajadores que estén en posesión de: un título universitario, un máster profesional, un certificado del sistema de formación profesional o un título de grado medio o superior. Debe ser al menos de 6 meses y no existen horas extras, sino más bien complementarias. Algunas veces son con remuneración, pero eso depende de la empresa contratante.


6. Contrato de periodo de prueba



Cuando hablamos anteriormente del contrato por tiempo indeterminado explicamos que en este se puede pactar un período de prueba.


Este no puede superar los 30 o 180 días dependiendo el puesto a cubrir. Lo que se celebra en esos casos es un primer contrato provisorio. El mismo sirve para verificar que el trabajador cumple con lo necesario para desarrollar su labor.


Si se termina el periodo de prueba y el trabajador no resulta apto para el trabajo, el patrón puede dar por terminada la relación laboral sin necesidad de indemnización.


¡Hazlo Simmple!



En Simmple contamos con servicio de nómina y representación legal, te ayudamos a generar tus contratos, altas, bajas y modificaciones para que tengas total tranquilidad al manejar tu negocio.


Contáctanos en redes sociales, vía WhatsApp o en servicioalcliente@simmple.mx y descubre cómo podemos ayudarte.

314 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page